Avisar de contenido inadecuado

ENSEÑAR A PENSAR POR FRANCISCO ARIAS SOLIS

{
}
 

 

ENSEÑAR A PENSAR

 

"Al pie de tus sillares, Salamanca

de las cosechas del pensar tranquilo

que año tras año maduró en tus aulas,

duerme el recuerdo."

Miguel de Unamuno.

 

LA FUNCION PRIMARIA DE LA UNIVERSIDAD

 

Los bienes pueden convertirse en males si no se sabe qué hacer con ellos, si no se piensa adecuadamente sobre ellos. Uno de los títulos de honor de nuestro tiempo es el acceso de grandes minorías, incluso de las mayorías, a zonas de la vida histórica y de la cultura que antes estaban reservadas a muy pocos. En todas partes, cada vez es mayor el número de estudiantes universitarios. ¿Cómo no alegrarse de ello? En todo el mundo las cifras son elevadísimas si se las pone al lado de las de hace poco decenios; la tendencia universal es la misma: crecimiento acelerado. Y se ha dado por supuesto que esto es "normal" (y deseable), hasta el punto, que la menor amenaza de descenso en el número de estudiantes -por unas u otras causas- produce consternación.

 

Pero, además de que el mero crecimiento ilimitado responde a un pensamiento inercial y abstracto, hay que preguntarse, si las estructuras universitarias -profesores, bibliotecas, laboratorios- han crecido adecuadamente, armónicamente. La limitación económica pone los frenos al crecimiento; pero no deja de sorprendernos el orden de los gastos; con variaciones según los países, se gasta sobre todo en administración, después en deportes, luego en edificios, incluyendo los destinados a bibliotecas, más tarde -mucho más tarde en ocasiones- en libros, en laboratorios, finalmente en profesores. Se construyen a veces admirables bibliotecas... sin libros; se espera que un día llegarán; pero tardan, quizá indefinidamente en muchos países. Probablemente habría que alternar, no sé si invertir, las prioridades.

 

Sobre todo en los países de recursos limitados -y el nuestro lo es-, es esencial volver a una forma de cultura que sepa conseguir un máximo de resultados con un mínimo de recursos. Y hay que evitar toda beatería respecto a las formas que se consideran "privilegiadas" de la cultura. Unamuno hablaba de la "inquisición científica"; Ortega, más tarde, del "terrorismo de los laboratorios"; el terrorismo actual es el de las estadísticas. Siempre nos amenazan con una estadística; todos los libros de pretensión científica, están llenos de tablas estadísticas; por lo general, no hay en ellos ni una sola idea; y las estadísticas, cuya justificación casi siempre es problemática, muestran curiosas incoherencias en cuanto se comparan.

 

Hay algo que se llama pensamiento. Es lo que el hombre hace para saber a qué atenerse respecto a la realidad. La mera acumulación de datos no produce nunca la comprensión de la realidad. Es menester pensar sobre ello, y la función primaria, capital, de la Universidad es enseñar a pensar. La función de la escuela es sobre todo enseñar a hablar (complementariamente a leer y escribir), y con ello se consigue el estrato básico, elemental, del pensamiento, ya que la lengua es la primera interpretación mental de la realidad. La función de la Universidad, supuesto que se sepa hablar (y es un gran supuesto) y que se sepa leer, y finalmente escribir, es enseñar a pensar con rigor, a distinguir lo verdadero de lo falso, a dominar el mecanismo de la justificación, a entender de tal manera, que cuando se entiende se sepa que no se entiende. No es fácil entender, se entiende de verdad pocas veces. Hay muchas personas que no han entendido nunca nada. Ni son capaces de distinguir entre entender y no entender, entre lo seguro y lo problemático.

 

La función primaria -aunque no la única de la Universidad-, está amenazada a la vez por el crecimiento y por la tentación utilitaria. El número de estudiantes es enorme. Por otro lado, en España se han preferido siempre "las ciencias útiles", "prácticas", es decir, la ciencia aplicada y lo demás se ha considerado como mera especulación. Por eso no ha habido nunca una gran técnica creadora en España, precisamente porque no ha habido ciencia desinteresada y puramente teórica, de la cual nace en su momento la técnica.

 

El utilitarismo, que empezó por ser "científico", es hoy más bien económico, social, político. Se supone que es menester ocuparse de los problemas apremiantes, urgentes, inmediatos, de las sociedades en que vivimos. Pero la única manera de tratar realmente, eficazmente, con los problemas prácticos e inmediatos es poseer los instrumentos intelectuales, conceptuales precisos, agudos, rigurosos, comprobados.

 

Se dice que la Universidad tiene que ser la "conciencia crítica" de la sociedad. La crítica es importante, pero lo primario y decisivo no es juzgar sino entender y proyectar y alumbrar el futuro. El futuro no está dado, ni siquiera germinalmente; no se trata de desarrollo, evolución. La realidad no está dada, se alumbra, se crea (con las cosas). Y como dijo el poeta: "Lo que el pensamiento hace / con pensar, es destruirse / para poder recrearse".

 

Francisco Arias Solis
e-mail: aarias@arrakis.es
URL: http://www.arrakis.es/~aarias

WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Arias_Solís

BLOG: http://lacomunidad.elpais.com/aarias/posts

 

 

Si quieres la paz, trabaja por la justicia.

Aviso: Se ruega a los internautas que pongan en sus páginas el logotipo o banner de Internautas por la Paz y la Libertad que figura en la URL:
http://www.arrakis.es/~aarias/internau.htm

 

Gracias.

{
}
{
}

Deja tu comentario ENSEÑAR A PENSAR POR FRANCISCO ARIAS SOLIS

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre